peea

El uso de redes sociales para prácticas comerciales cada día es más habitual, pero mientras la tendencia

sigue creciendo se suman nuevos mecanismos no avalados en los que – por ejemplo- se ofertan préstamos con tarjeta de crédito en páginas de Facebook y Whatsapp por particulares. 

 

 

Según pudo saber Diario TAG, quienes ofrecen estos préstamos publican su “servicio” en grupos o enviando mensajes al azar en Whatsapp en donde destacan características como “sin veraz”, “en el acto”, “efectivo ya”, “intereses accesibles”.

 

Al asesorar a quienes muestres interés, los “prestamistas” explican la operatoria; si la tarjeta de crédito tiene el cupo necesario se hace una transacción con ella y se le otorga al “cliente” la suma de dinero prestada con intereses altísimos.

 

Este medio se comunicó con uno de los usuarios que publica este tipo de contenido y el mismo ofreció un préstamo de $5000, consultó el banco o financiera de la tarjeta, el limite disponible y ofreció hasta 6 cuotas de –mínimo- $1650, lo que representa casi un 100% de interés. 

 

Ricardo Marimón, titular de Defensa al Consumidor, indicó a Diario TAG que ante esta situación no se debe pasar “absolutamente ningún dato”, es decir ni documento, ni número de tarjeta, ni claves. “Es un mecanismo de engañar a la gente, no es otra cosa, es engañar al consumidor en su buena fe y por ahí en una necesidad extrema de este de algún préstamo para comprar medicamentos u otro tipo de operatorias”, agregó.

 

Desde el organismo solicitaron que quienes reciban una propuesta como esta deben realizar una captura de pantalla del mensaje y enviarlo al Whatsapp oficial de Defensa del Consumidor 3624747346, con esa información, según manifestaron, recurren a Delitos Informáticos para iniciar las investigaciones pertinentes.

 

A pesar de que oficialmente reconocen que en comparación a otros años existen consultas sobre este tipo de “estafas”, aún no hay denuncias formales. Por eso entre las consideraciones “fundamentales” es importante evitar contenido en la que con escasos requisitos, nula documentación y trato mediado por redes sociales se seduce a usuarios.

fuente: diario tag